lunes, 6 de junio de 2011

España, vagón de cola en inserción laboral


Dentro del ámbito de la OCDE (organización para la cooperación y el desarrollo económicos), España se encuentra en los puestos traseros en materia de inserción laboral de personas con discapacidad, a pesar de los avances y las mejoras en este sentido.
Los participantes en la jornada “Generación de valor desde la acción social”, empresarios y académicos, explicaron que en los últimos años las empresas que más han avanzado al respecto lo han hecho por compromiso y voluntad propia. Según Ignasi Carreras, director del Instituto de Innovación Social de ESADE “Se trata de empresa que no se mueven por una imposición legislativa sino por una convicción propia que hace que se implante en la cultura corporativa y tenga futuro a largo plazo”.
teayudamosencontrartrabajo

La inclusión de estas políticas en la cultura empresarial exige liderazgo y “partir de un firme compromiso de la alta dirección, si no, es imposible que se implanten”, afirmo José Maria Pacheco, presidente del Grupo Konecta, a lo que el presidente de Fundación SERES añadió: “es obligación de los gestores aprender a gestionar la discapacidad porque eso hace mejor a cualquier empresa y por extensión al país”.
Los ponentes estaban de acuerdo en afirmar que la discapacidad es un recurso estratégico, ya que dentro de ella existe un gran talento. Además, un nexo común de todas las personas con discapacidad es que están acostumbradas a derribar barreras y pelear por sus objetivos mas que el resto de la población, y ese espíritu resulta muy atractivo para los departamentos de recursos humanos de las empresas.
España ya no es un país donde se ve a la discapacidad como “personas por atender”, ahora son “personas que deben participar en la sociedad” y este avance es muy positivo. Se hace necesario hacer entender a la sociedad que los discapacitados son personas activas que deben desarrollarse de forma completa y jugar un papel constructivo en la sociedad.
En 2010 se incremento un 19% el empleo de las personas con discapacidad, partiéndose de cifras paupérrimas. Por otro lado, en materia educativa, España es de los países con más inserción de personas con discapacidad, lo que tendrá su reflejo en 10 o 15 años vista, cuando esos niños discapacitados entren en el mundo laboral y sus compañeros los vean como uno más. Entonces podremos hablar de una sociedad normalizada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada